ARTE, ARQUEOLOGÍA e HISTORIA

Roma, ciudad abierta

Por: Manuel García Parody (8-11-2010)

Lunes 14 de marzo de 2011 por Manuel García Parody

Convertir a formato PDF Enviar la referencia de este documento por email enviar por email

 

Roma, ciudad abierta

 

Por Manuel García Parody.

JPEG - 130.5 KB

“Roma, ciudad abierta” (Roma,città aperta) es una película italiana dirigida por Roberto Rossellini en el año 1945. Es considerada la película manifiesto del neorrealismo italiano. La película se sitúa en Toma, en los últimos tiempos de la ocupación nazi, año 1944. Se inspira en la historia del sacerdote Luigi Morosini, torturado y asesinado por ayudar a la resistencia.

 

Argumento.

 

En la Roma de 1943 – 1944, se entretejen las historias de varias personas relacionadas con la resistencia antinazi. Durante la ocupación, el padre Pietro protege a los partisanos y, entre otros, da asilo a un ingeniero comunista: Manfredi. Pina, una mujer del pueblo está de novia con un tipógrafo que lucha en la resistencia. Cuando la policía lo arresta, Pina corre desesperadamente tras el camión que se lo lleva, pero cae asesinada por una ráfaga de ametralladora ante los ojos de su hijo. Poco después, también el padre Pietro y el ingeniero - éste traicionado por su ex amante drogadicta – son arrestados. Manfredi muere por las atroces torturas que le infligen los alemanes para que revele el nombre de sus compañeros de resistencia. El padre Pietro corre la misma suerte: lo fusilan en presencia de los niños de la parroquia, entre los cuales se encuentra el hijo huérfano de Pina.

 

Producción

 

Rossellini comenzó a trabajar en el guión en agosto de 1944, a sólo dos meses de terminar la ocupación alemana, con la colaboración de Federico Fellini y de Sergio Amidei. Según sus propias palabras, estaba movido por una fuerte necesidad de narrar los acontecimientos recientes y,literalmente, salió a la calle a buscar historias. (El argumento está basado en parte en sucesos reales).

La película comenzó a rodarse en enero de 1945, tanto en estudios como en localizaciones de la ciudad devastada, siendo esto último algo que caracterizaría al neorrealismo. También lo sería el empleo de actores no profesionales, a excepción de Anna Magnani y Aldo Fabrizi.

En su lanzamiento, la película fue víctima de la censura. En Estados Unidos se recortó, reduciendo su duración en un cuarto de hora. En Argentina fue, inexplicablemente, quitada de la cartelera por una orden anónima del gobierno en 1947. En la Alemania occidental estuvo prohibida desde 1951 hasta 1960.

 

Premios

 

- Palma de Oro en el Festival de Cannes.

 

Críticas

 

Cómo reinventar el cine desde la nada (...). Rossellini pulverizaba en 1945 todas las convenciones narrativas, en especial las leyes clásicas hollywoodienses, para convulsionar el modo de contar historias en una pantalla y otorgar carta de naturaleza al movimiento neorrealista (...). Paradigma del cine verdadero, comprometido y radical, arroja un torrente de luminosidad en cada secuencia”. (Miguel Ángel Palomo, Diario El País).

 

“Al valor intrínseco de las películas de Rossellini hay que añadir su valor histórico y su trascendencia en la evolución del cine. (...) Se comenzó a rodar cuando la guerra todavía no había terminado, con lo que hubo que hacer de la necesidad virtud: el desmantelamiento de la industria y la precariedad de la producción obligó a rodar en escenarios naturales y se recurrió a muchos no profesionales como actores” (Francisco Marinero, Diario El Mundo).

 

A pesar del final, la película es un canto a la vida y a la libertad, rebosante de optimismo y esperanza en la gente y su futuro. Lejos de ser tan solo unos malvados asesinos, los alemanes están dotados de humanidad, se intenta comprender su comportamiento, las razones que les han llevado a la perversión de creerse superiores. En un momento, casi al final del film, un alto mando alemán, en estado de embriaguez, increpa a un Mayor del ejército que está diciendo que un italiano no podría resistir la tortura y que, si así fuera, se equipararía con un alemán. Le dice que ellos no son superiores, que los oprimidos son fuertes y luchan con justicia por su libertad y se lamenta de que los alemanes están sembrando Europa de cadáveres.

El Mayor se va enfadado, mas luego reconocerá ante Manfredi que se acerca la derrota, indicio de que los alemanes no son tan superiores.

En definitiva, es una película emocionante, que sorteando maniqueísmos y patrioterismo, sin manipular, nos acerca la imagen de la lucha y la esperanza. Si el arte debe emocionar, si no es esclavo del dinero, estamos ante arte con mayúscula. Fecha: 8-11-2010.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 818011

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio CINE en el AULA  Seguir la vida del sitio Año 2010   ?  

Web creada por Nando